Rachel una pequeña oriunda de Santiago

En un conmovedor suceso que tuvo lugar el pasado domingo en Villa Riva, surgió un acto de empatía y cuidado hacia una niña perdida, llamada Rachel, que desató una serie de revelaciones inesperadas.

Rachel, una pequeña oriunda de Santiago, se vio envuelta en un inesperado episodio al negarse a regresar con su padre y madrastra, quienes la habían llevado a Villa Riva desde su lugar de origen. Fue entonces cuando una mujer, Mariana, se convirtió en su ángel guardián al encontrar a Rachel deambulando en la calle 27 de Febrero.

Los detalles proporcionados por la niña resultaron preocupantes. Según su relato, su madre, Rafaelina, reside en la ciudad de Santiago. La pequeña fue hallada por una ciudadana frente a un centro de uñas en la carretera Villa Riva-El Abanico. Ante la falta de respuesta de la policía a su llamado, la mujer decidió llevarla a su hogar, ofreciéndole un baño, ropa limpia y comida.

Sin embargo, cuando el padre de Rachel y su madrastra se presentaron en casa de Mariana para llevársela, la niña se resistió a regresar con ellos. Este rechazo ha llevado a Mariana a solicitar a la madre de la niña que se comunique con ella y se haga cargo de la situación. En caso de que esto no sea posible, Mariana ha buscado la intervención de las autoridades del CONANI, ya que Rachel manifestó estar atemorizada y afirmó que su padre y su pareja habían quemado su ropa.

La preocupación en la comunidad es palpable, esperando una pronta resolución que garantice el bienestar de Rachel. Este caso resalta la importancia de la protección de los niños y el apoyo necesario para asegurar su seguridad y bienestar en entornos desafiantes.

La solidaridad de Mariana y la necesidad de una intervención adecuada para salvaguardar a Rachel subrayan la importancia de actuar en defensa de los derechos de los niños, asegurando un entorno seguro y protector para cada infante.