La pequeña Rosangeles Urbáez de apenas un año

La tristeza se ha apoderado de la familia de Rosangeles Urbáez de los Santos, una niña de apenas un año de edad que irradiaba alegría en su hogar y en el barrio La Laguna, en Los Guaricanos, Santo Domingo Norte.

Según su madre, Candy Flor de los Santos, Rosangeles murió el pasado 12 de octubre a causa de un edema pulmonar provocado por el dengue. Candy Flor está abrumada por el dolor y la incredulidad. Su pequeña fue llevada al hospital Hugo Mendoza en Santo Domingo Norte el 6 de octubre, donde fue ingresada debido a fiebre y dolor abdominal. A medida que pasaban los días, su condición empeoraba, y sus pulmones se llenaron de líquido, lo que resultó en un edema pulmonar.

«Lo peor es una madre entender que sus hijos se le van y más mi muñequita que lo que tenía era un año y pico y era la felicidad de mi familia entera y de este barrio», dijo Candy Flor recordando aquel fatídico día en que los médicos le dieron la noticia de que a su pequeña le había dado el edema pulmonar y que su pulmoncito no funcionaba.

Según lo que relató la madre, los médicos habrían tenido tiempo para ir drenando sus pulmones al asegurar que estos habían esperado al tercer día para hacerlo. Una vez que la ingresaron, la pequeña permaneció tres días en el área de emergencia para luego ser transferida a la sala 302, donde no duró ni tres horas, ya que su cuadro clínico había empeorado y fue necesario llevarla a emergencia para intubarla.

«Ahí cuando la entraron, yo estaba ahí afuera en la sala en unos mueblecitos que hay afuera y yo la escuchaba que ella lloraba cuando la entraron ahí, después dejó de llorar y ahí me dijeron que la niña estaba en estado crítico, salió una doctora y me dijo que cualquier cosa yo tenía que llenar unos papeles porque había que intubarla y no es escuchó más nada de ella. Yo esperanzada y con toda mi fe, la fe que tenía de traer mi hija otra vez a mi casa», expresó.

La familia hizo todo lo posible. Se encargaron de conseguir plaquetas y sangre que los médicos les habían solicitado para el tratamiento. Lamentablemente, llegó la trágica noticia y desde entonces nada ha sido igual en el hogar tras la partida a destiempo de este angelito.

«Yo me quedé media hora sin fuerza y sin nada, yo no supe de mí y mi esposo salió corriendo. Yo no entendía el proceso, yo no entendía nada. Lo único que sé es que gracias a Dios mi familia estuvo ahí y que me dieron la fuerza», dijo.

También dijo que, «Esta es una situación amarga porque a mi hija yo la llevé caminando, peleando hasta con los doctores para que no le pusieran la sonda, para yo escuchar el último lamento, el último grito de ella en una sala de intensivo y con la esperanza de que ella fuera a salir. Uno piensa que quizás era el día de ella, pero como madre es lo último que uno quiere, en el corazón, como madre es lo último».

En medio de la tristeza, dieron a conocer también que, la pequeña estaría cumpliendo su segundo añito el próximo 28 de octubre, y que sus seres queridos le estaban preparando una celebración muy especial, ya que al cumplir su primer año de vida, esta celebración no fue posible por cuanto la pequeña estaba complicada de salud.

La comunidad llora la pérdida de esta niña alegre y llena de vida. En respuesta a esta tragedia, las autoridades de Salud Pública realizaron una jornada de concientización en el sector de Los Guaricanos para educar a la comunidad sobre la importancia de eliminar criaderos de mosquitos y prevenir el dengue.

A pesar de los esfuerzos por controlar la enfermedad, las autoridades informaron de nuevas muertes relacionadas con el dengue, subiendo el total de defunciones a once. La situación sigue siendo crítica, especialmente para los niños y adolescentes, que son los más afectados por esta enfermedad devastadora.

En palabras de Natanael García, titular del Área III de Salud Pública: «Luego de que tuvimos la declaración del brote, se ha visto cómo la curva ha empezado a descender y tenemos más de cinco semanas en un descenso sostenido de casos reportados». García señaló que el 78 % de las notificaciones se están registrando de manera oportuna y el 6 % de manera tardía, el resto, con un ligero retraso.