Gasolina

Rusia.- Las personas de la ciudad de Kursk en Rusia todavía no sale de su asombro por la tremenda y lamentable historia protagonizada por una mujer llamada Anastasia Baulina, cuando decidió prender en fuego a su propio hijo y el motivo es escalofriante.

Anastasia Baulina puso combustible en la boca de a su hijo Andrey, de 8 años y lo prendió en fuego, quien lamentablemente, horas más tarde, perdió la vida en un hospital en Kursk, de Rusia. Había sufrido QUEM4DUR4S en el 45 por ciento de su cuerpo.

Por las investigaciones que han hecho las autoridades, el pequeño Andrey, le habría contado a su padrastro, que su mamá tenía un amante. Anastasia Baulina estaba furiosa con su hijo porque “la traicionó” diciéndole a su padrastro que ella había sido visitada por un amante.

Esto generó la furia de la mujer que se desquitó con el niño, llenándole la boca de combustible y diciendo: “Veamos cómo se QUEM4”.

Mientras sucedía el hecho, estaba presente la hermana de 12 años de la Andrey, Natasha, quien le contó a la policía: “El combustible se le metía en su boca mientras gritaba desesperado, se estaba AH0G4NDO”.

Luego que la cara del niño estaba envuelta en llamas, el fuego fue sofocado y Anastasia y Pavel llamaron a una ambulancia para pedir ayuda después, mientras que la hermana, se fue corriendo del lugar.

El niño fue llevado rápidamente al hospital pero no sobrevivió. La madre del nene fue apresada por las autoridades y se esta investigando a la mujer y también sobre la razón por la que el nene vivía con con su madre ya que previamente lo habían trasladado a un orfanato.

Un vecino cercano de Anastasia había dicho anteriormente: “La vi a ella en la parada del autobús. Ella tuvo una pelea con su esposo. Parece que se desquitó con sus hijos“. La mujer, si es declarada culpable, puede enfrentar una pena de hasta 20 años de prisión.